Mortero de palo santo realizado en el impenetrable chaqueño, 100% a mano, sin uso alguno de herramientas electricas.

Medida: 24 cm. de alto.

Para el armado se trabaja con un taladro manual, realizando unos agujeros en el centro del tocón de madera, luego cavando dicho centro con un formón el cual va golpeando con un martillo, masa o mano de madera. Para consolidar la base del mortero, utiliza un serrucho y luego un machete para el terminado.